jueves, 19 de agosto de 2010

"SALUD MENTAL"

“Tendremos que arrepentirnos en este generación, no tanto de las malas acciones de la gente perversa, sino del pasmoso silencio de la gente buena.”

(Martin Luther King, líder antirracista estadounidense 1929-1968)

   Cuando vas al psiquiatra por primera vez (el 80% de los españoles, debería acudir a él o a ella), se pasa mal; no sabes lo que te vas a encontrar dentro del despacho… un diván? Pues no. Desde que me diagnosticaron un “trastorno hipomaníaco” – todavía no he mirado en internet lo que es, ni falta que me hace -, mi vida ha dado un giro de no sé cuántos grados. Mi doctora, una chica joven, me escucha, escribe en su libreta y me manda unas pastillas para dormir. Esto me recuerda al sacramento de la Penitencia – por cierto, como católico, me gustaría que se modernizara esta institución porque cada vez la gente se confiesa menos - , el cura te escucha y te manda la “penitencia” consistente en estos tiempos en no sé si tres padrenuestros o que seas bueno, en general.

   Esto de estar “loco” no es tan malo: es peor estar cuerdo y comulgar con ruedas de molino. Si ser un enfermo mental, un disminuido psíquico, un loco o como se diga ahora es luchar contra corriente, es negar los valores de hoy día, es cagarse en la madre del que inventó la “disciplina de voto”, es llamar a esta democracia una “dictadura silenciosa”, no adorar al líder o a la lideresa, no tragárselas dobladas… ¡¡ESTOY LOCO, COMO UNA CABRA!! Eso me recuerda a cuando te dicen que te tranquilices, que madures y no sé qué mas… es decir, que seas bueno y no protestes, que no digas palabrotas y que no bebas alcohol con esa medicación. Y una mierda!! Prefiero mil veces ser inmaduro, desobediente, ser del Madrid, del sector crítico de mi partido, de derechas o de izquierdas depende respecto a qué (suponiendo que existan la derecha y la otra), decir palabrotas, fumar para morirme antes y hacer lo que me dé la gana, dentro de un orden.

   Hay tontos que piensan que al ser de un bando no puedes tener amigos en el otro… eso sí es inmadurez o gilipollez, como queráis llamarlo. En fin, que yo a lo mío, a ser una “mosca cojonera” porque para ser “obediente” y “disciplinado” ya hay muchos, la mayoría porque les interesa mantener su puesto de concejal, director general de la Junta o Ministra de Igualdad (igual.. qué!). En fin, que me voy porque ya he hecho “caca”, ayer jugué al pádel por primera vez en mi vida, estoy escuchando a uno de mis ídolos musicales – Craig David -, salgo al campo de golf esta tarde también por primera vez y, además, tengo una paella familiar en el chalet de mi cuñado. Y el fin de semana… a Graná, a ver a la madre que me parió, que Dios me la conserve muchos años más. No sabéis cómo echo de menos a mi padre y a mi suegro… ellos sí que me entendían. Aún los recuerdo cuando estoy tomando café a las siete de la mañana en “Casa Felipe” con la Dori, la Ana, la Carolina, la Gina y la Carmen. Ahí sí que imaginábamos un mundo mejor. Te quiero, Susana, porque eres la “mujer de toda mi vida” y a mis cinco “churumbeles” el “obí, obá, cada día te quiero más”.

   Por cierto, me cago en “tos los muertos” del que me “aboyó” el coche nuevo el otro día por detrás y ni siquiera me dejó una nota. Para ese, todas las maldiciones gitanas habidas y por haber, “donde las dan las toman” y “así te se meta un paraguas por culo y te se abra en medio lestómago” y “ya te cogeré”.

   See you on CHICAGO, for example.



1 comentario:

leire dijo...

Es dificil sustraerse de las dictaduras encubiertas, yo admiro a quienes lo hacen, pero arriesgan mucho, demasiado.
A veces es mejor no pisar terrenos resbaladizos.
Lideres y lideresas del mundo... ¡Temblad que llega Luismi!.
Eres un monstruo. No cambies nunca.