viernes, 9 de julio de 2010

"ESPAÑA"

 
   Lo fácil estos días es escribir sobre el Mundial de Sudáfrica y no voy a caer en esa tentación. Esto de las banderas y los nacionalismos tiene sus cosas buenas y las otras. Para mí, que soy ciudadano del mundo, lo que más me asusta es la violencia que esto genera y, sobre todo, el negocio que hay detrás; que se lo digan a los chinos que venden banderas, camisetas, gorras... También el fútbol es negocio. Cuando un ser humano es capaz de matar por una bandera o por el color de la piel... malo. En el fondo, las guerras tienen su origen en las banderas, en el poder, en el "chovinismo". Yo tengo poco de esto, no soy de esos que dicen: "Como España..., como se vive aquí... en ninguna parte". Me encantaría vivir en cualquier país del mundo, me encantaría sentir otras "banderas" como propia y, sobre todo, me gustaría que todo el mundo fuera tolerante de verdad, que no hubiera "ismos" (ni comunismo, ni socialismo, ni fascismo, ni liberalismo, ni marxismo, ni chovinismo, ni nacionalismo, ni cristianismo, etc.)

   Al final cada uno va "a su bola" y no hay solidaridad, nadie da nada por nada y "tanto tienes tanto vales". La crisis de verdad es la de VALORES: nos importa el dinero, el poder, el sexo, el negocio, el interés, el tener y no el ser. Pero esta crisis no la trajo Zapatero, esto ya es así desde hace mucho tiempo y me he propuesto cambiar el mundo aunque no sé si me va a dar tiempo. Es difícil ser diferente pero hay que intentarlo, sólo tengo que quitarme de algunas "cosillas": no ver TV, tirar el móvil a la basura, no leer el periódico, no gastar en tonterías, no votar por votar, no apuntar a mis hijos a actividades extraescolares para que no me den el coñazo, querer a los que me quieren y a los que no, hacer felices a los demás, ser bueno, obediente y alegre y un par de cosas más. Si lo pienso, no es tan difícil. Es ponerse... ya os contaré.

1 comentario:

Eu dijo...

La filosofia de muchas de las personas moderadas y educadas de este mundo.
Pero te costara cambiar, aunque solo sean las cosas proximas de tu vida familiar y social.
La rueda del mundo no para y costara Dios y ayuda (quizas internet sirva)lograr desviar en parte su trayectoria. Sobre todo la reprobable.