jueves, 10 de junio de 2010

"¿POR QUÉ CORREMOS TANTO?

   Este fin de semana he estado en dos de los lugares a los que solemos ir los que vivimos en la Costa del Sol: campo y playa. En ambos lugares he comprobado, para nuestra desgracia, que la gente no sólo corre de lunes a viernes - estrés, ansiedad, prisas, "cabreo" general - sino que también lo hace los fines de semana.
No sé si fue Groucho Marx el que dijo aquello de "que paren el mundo que me bajo", en cualquier caso, no es normal nuestra forma de actuar. Si el sábado y el domingo están hechos para descansar, no sé por qué tenemos que ir corriendo a todas partes. Y el problema no son sólo las prisas sino el careto que llevan algunos cuando van al supermercado, a los grandes almacenes, al chiringuito, al campo... Hay mucha violencia contenida - no sólo la de género -, tensión latente, malestar permanente, etc. La gente está dispuesta a matar por un aparcamiento.

  Hablando de aparcamientos, hace tiempo que vengo observando algo; yo le llamo técnicamente "el síndrome de la segunda planta". ¿Por qué todos nos empeñamos en dejar el coche en la primera planta del "parking" y lo más cerca de la puerta de acceso? Es más, aunque haya un cartel de "PLANTA COMPLETA" siempre buscamos un hueco en ella. He podido constatar que normalmente si bajas a la segunda planta hay un montón de sitios libres y puedes aparcar donde quieras... ¿por qué no lo hacen los demás? Pues no sé, quizá porque de esa forma hay que subir dos tramos de escaleras. Probad a hacer esto... seréis más felices y no estaréis tan estresados.

   Otro día os hablaré de por qué mis hijos hacen auténticas virguerías con tal de no subir las escaleras de mi casa (por ejemplo: ¡¡Mamá, bájame el pijama que no tengo ganas de subir las escaleras!!). Sin embargo, si vas por el Paseo Marítimo de Fuengirola un sábado o domingo por la mañana, comprobarás que todo el mundo está haciendo ejercicio (correr, bici, gimnasia...) para "estar en forma". La paradoja es que después de hacer "deporte" nos tomamos una cervecita con los colegas y nos ponemos "hasta el culo" de tapitas, cervecitas, vinitos, pizzas, pasta y todo eso.

   ¿Por qué corremos tanto? Sería bueno pararnos a pensar sobre ello. ¡¡Nos vemos!! Gracias por leerme, seas quien seas.
  
   P.D.: Me han dicho que en Mozambique no hay problemas de ansiedad ni bajas por estrés (el diccionario de la R.A.E. lo define como "tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves"). Ya le preguntaré a mi amiga Vir sobre este tema ¡¡See you later, my friends!!




No hay comentarios: