martes, 26 de julio de 2016

El amigo de mi mujer


"EL AMIGO DE MI MUJER"

         Yo no soy celoso pero, de un tiempo a esta parte, me preocupa una especial relación que mantiene Lola, mi esposa, con un amigo.

         Lola se levanta cuando él la llama, se van al baño juntos y ella no para de acariciarle y poner caras. Se parte de risa con las cosas que le dice, si yo quiero contarle alguna noticia de interés me dice que él ya se la ha contado. A veces le compra ropa de colores e incluso lo protege para que no se arañe. Este amigo le cuenta cosas de su familia y de sus amigos, y hasta lo que escribo en facebook o twitter.

         Lola se preocupa de que no le falte energía y si va a la calle sin él, es capaz de volver (conmigo no hace esas cosas). Lo bueno es que me ha dicho que cualquier día lo cambia por otro “que la tenga más grande”; o sea, que no debe ser una amistad tan importante para ella.


         No sé, estoy preocupaillo…

martes, 14 de julio de 2015

No me gusta


"NO ME GUSTA"

         No me gusta que Facebook siga sin poner el botón “no me gusta”. Nos haría un favor a los blogueros porque nos bajaría el ego. No me gusta la gente que te dice: “No deberías escribir esas cosas”. En realidad, sigo siendo un rebelde, por eso no me gusta dar consejos ni que me aconsejen.
      
     No me gustan las misas de 45 minutos, espero que al Papa Francisco le dejen “revolucionar” la Iglesia, empezando por la celebración de la Eucaristía y terminando con el capillismo y la idolatría. No me gustan las procesiones ni las romerías.
         
        No me gustan los políticos, ni la izquierda ni la derecha (que nunca han existido). Ni la música en español porque me desconcentra mientras escribo, salvo Sabina. No me gusta el Barcelona ni sus tripletes, ni la gente que wasapea mientras estás hablando, ni Telecinco. Aunque lo que no me gusta ahora puede que me guste luego. Cuestión de gustos.
         
      No me gusta el amoníaco ni que me engañen, ni el vino. Me disgusta el pádel y ya, otro día, os diré LO QUE ME GUSTA. Y no me gusta escribir más de 20 líneas en el blog porque, según un estudio de la Universidad de Granada, a partir de ahí nadie te lee.

        
       Espero que os guste… o no

viernes, 31 de octubre de 2014

Preparación

Sirva esta entrada simplemente para mentalizarme sobre la necesidad de volver a escribir. Quisiera convertirlo en una rutina periódica, pero me da vergüenza. Volveré...

lunes, 14 de enero de 2013

Sociología



SOBRE UN TEXTO DE JOSÉ FÉLIX TEZANOS, LAS GENERACIONES PERDIDAS. TENDENCIAS DE PRECARIZACIÓN LABORAL Y EXCLUSIÓN SOCIAL EN LOS JÓVENES

JUVENTUD Y EXCLUSIÓN SOCIAL

LA CONCIENCIA DORMIDA

     Ciertamente, como señala el autor del texto, la situación actual de los jóvenes presenta serias dificultades, y no sólo en el orden laboral sino también en el social y político. La coyuntura económica en la que nos encontramos no favorece la emancipación ni siquiera la de las ideas. El período de estudios se alarga e incluso, después de la Universidad, hay que complementar la formación con el aprendizaje de idiomas o la realización de másteres para poder alcanzar puestos de trabajo adecuados.

     Es cierto que la clase media se reproduce y que los jóvenes se acomodan a estas circunstancias actuales, por obligación y no por devoción, pero no es menos certero el análisis que concluye que en circunstancias de bonanza del mercado laboral, probablemente la edad de emancipación se adelantaría incluso a los 18 años, como ocurre en países donde el crecimiento económico es positivo y el desempleo no es tan sangrante como el que padecemos en España.

     En definitiva, la libertad y la conciencia de clase van de la mano de la independencia económica o, dicho de otra manera, el trabajo bien remunerado proporcionaría a nuestros jóvenes nuevas posibilidades: conciencia de clase, participación política, proyectos a largo plazo… Aún así la realidad actual es la que es, y no sólo los jóvenes sino el resto de la población nos encontramos envueltos en una tela de araña que nos da poco margen para la “revolución” y para el libre pensamiento.

     La vida en precario, y no hablemos de la plaga de los desahucios, nos hace comulgar con ruedas de molino y perpetuar un sistema francamente mejorable; nos hemos “hipotecado”, nunca mejor dicho, la conciencia y nos somos capaces de ver más allá de cada fin de mes. Aceptamos nuestro sistema político tal y como está y hasta la corrupción nos parece lógica; vivimos con “orejeras” y vemos nuestra sociedad y nuestra democracia como el sistema menos malo de convivencia. No seremos nosotros sino las generaciones posteriores –los jóvenes- las que puedan dar vuelta a este orden de cosas; no se trata de una “revolución” sino de una “reforma” de los derechos y libertades, de la democracia en general y de nuestra posición respecto a ella.

     No es que los jóvenes estén “dormidos” ni su conciencia, simplemente sufren las consecuencias de los males de la sociedad en la que nos hallamos, son las víctimas de sus carencias, de sus disfunciones y sólo necesitan un pequeño impulso para salir del “agujero” en el que habitan. Sus padres y sus educadores tenemos la responsabilidad de guiarles, de empujarles a nuevos horizontes donde puedan alcanzar sus metas. Somos sus “despertadores” y debemos ser capaces de darles lo mejor de nuestro sistema social y de convivencia y, al mismo tiempo, hacerles saber que es su turno, en orden a mejorar nuestro marco vivencial y social.

     Todo esto no es tarea fácil… pero no es imposible.

martes, 28 de agosto de 2012

SOPA DE POLLO

"SOPA DE POLLO"


“Un día es un día y una paliza, un rato.”
Mi amiga Puri, de Graná


     Cada entrada del blog se convierte para mí en un parto, un hijo que viene al mundo después de un largo embarazo y que no sabes como saldrá hasta que lo miras cara a cara.



     Los que somos optimistas por naturaleza tenemos varias hipotecas. A saber, no eres positivo todos los días del año, también nos cogen algunos de mala hostia y hay que estar ahí para soportarnos; también ocurre que de puertas afuera eres un tipo cachondo y alegre, pero tu mujer y tus hijos sufren tus ataques de mala leche y eso me ocurre desde hace tiempo, aunque esporádicamente gracias a Dios.



     El caso (como dice mi cuñao), que no merece la pena hablar de “la cosa” –en un bar de Málaga creo que está prohibido hacerlo-, que ya sabemos que está regular pero los que tenemos trabajo no nos podemos quejar; porque nuestra CRISIS es de valores, lo de la pasta es lo de menos. Nuestro problema de verdad es que no podemos comprarnos una segunda vivienda en la playa, que no tenemos Iphone ni SIII, que ya no podemos salir a cenar por ahí tanto como antes, que no podemos ir de vacaciones a Italia y tenemos que quedarnos en Fuengirola y escaparnos a Coín o Granada como mucho –grandes ciudades, por cierto-, que no podemos jugar al golf o al pádel cuanto quisiéramos, que ganamos 1200€ y nos merecemos 2500€ porque en Europa se gana más y la gasolina allí es más barata…



     Y la SOLUCIÓN es muy sencilla: papel y lápiz. Haz una lista de ingresos y gastos (incluido el tabaco, me cago en su PM) y si la diferencia es negativa empieza a quitar cosas que no necesitas: hipoteca (puedes vender y vivir de alquiler como yo), tabaco, uniformes del colegio, móviles, ADSL, coche, chucherías de los niños, burgersking y macdonalds, copitas a 7€, ropa (tenemos los armarios llenos de cosas que no nos ponemos), ordenadores, tablets, periódico (lo puedes leer de gratis en la Biblio y usar internet gratis con el carnet de lector), etc.



     Dicha la tontería, sólo me queda por deciros que estas medidas también se deberían aplicar a la CLASE POLÍTICA, en general, y, en mi modesta opinión, podríamos plantear una gran reforma de la Constitución española de 1978, que ya está viejita, y suprimir algunas instituciones que no voy a enumerar ahora y hacerla más moderna, o sea, actualizarla a los tiempos que corren.



     Y adiós, que digo yo que esto se puede arreglar sin dinero de la Unión Europea gastando menos TODOS, pero TODOS, y no sólo los mileuristas y así generaríamos puestos de trabajo para esos españolitos que las pasan putas para llegar a fin de mes.




martes, 31 de julio de 2012

"ESPERANZA"

"La Esperanza es la última que se pierde"
(Esto lo dijo un amigo mío refiriéndose a su mujer en una noche de borrachera en no sé qué año en el Barrio de Santa Cruz de Sevilla)


   En estos tiempos de CRISIS, primas de riesgo, recortes, protestas, manifestaciones, violencia de género y de la otra, subidas del IVA… hay que poner un poco de Esperanza (con mayúsculas). Para mí que soy cristiano y católico aunque no amo a los demás lo que debería –¡hay cada elemento por ahí!- es fácil porque creo en la otra VIDA pero entiendo que para el resto de españolitos de a pie… la cosa está jodida, por decirlo suavemente.

   Cuando tienes cinco hijos y dos sueldos de poco más de mil euros necesitas una esposa con amplios conocimientos de “administración” y mucha cabeza (aunque mis padres criaron y educaron a nueve hijos con sólo un sueldo… ¡eran otros tiempos, claro! y a todos nos dieron carrera universitaria y estamos bien situados) y mucho AMOR y mucho AMOR. Si alguien quiere que le haga las cuentas, no tiene más que invitarme a un café y se lo explico en pocos minutos.

   Si encima eres simpatizante y votante del PARTIDO POPULAR desde 1988 (gracias a Felipe González, entre otros) y trabajas para la Administración Pública, la cosa se complica. A mí también me quitan la paga extra de Navidad y desde mañana tenemos que trabajar dos horas y media más a la semana cobrando lo mismo, pero como soy un optimista enfermizo no le veo a la cosa tanto problema. Primero porque creo en los Reyes Magos desde “chiquetito” y yo sé que el día 7 de enero habrá regalitos para mis niños –en vez de siete cosas para cada uno habrá cuatro pero sé que lo entienden porque no son tontos, son niños- y segundo porque me gusta mi trabajo y media hora más al día la vengo echando desde hace tiempo, aunque también me “escaqueo” cuando puedo.

   En fin, que lo siento por mis amigos socialistas, comunistas, socialdemócratas, anarquistas, upeydeistas, sindicalistas y demás razas políticas de IZQUIERDA pero yo confío en Mariano Rajoy y en su equipo y espero que, entre todos, salgamos de ésta aunque nos llamen de todo éstos que ahora están con el pueblo, con los trabajadores y con la democracia real. Pues eso, ESPERANZA (¡coño, cómo la alcaldesa de mi pueblo!), ESPERANZA (como mi prima de Jaén que trabaja en una prisión de Sevilla) y ESPERANZA (como virtud teologal junto a la fe y a la caridad) y TRABAJO para el que no lo tiene y quiere trabajar, ése sí que las está pasando putas, con perdón.

   Me voy a trabajar y a las 15 horas de hoy… ¡¡¡¡ VACACIONES HASTA EL 3 DE SEPTIEMBRE !!!! Y gracias a Dios, claro, que aprieta pero no ahoga y si no vete a Mozambique que allí con mil euros al mes eres el rey del mambo.










domingo, 1 de julio de 2012

ROGELIO

"ROGELIO"
“No hay cosa más excusada y aun perdida que el contar el miserable sus desdichas a quien tiene el pecho colmado de contentos.” (Miguel de Cervantes Saavedra)

     Hoy vuelvo a escribir, y no me preguntéis por qué. Supongo que por el ego o para que no me de el coñazo alguno con eso de… ¿ya no blogeas? El caso es que no se qué contaros. Durante estos dos años me han pasado muchas cosas, entre otras he celebrado las “bodas de oro” conmigo mismo, eso me da cierto empaque, he leído mis artículos anteriores antes de meterme en éste y no me gustan: me repito, como los viejos, a veces soy demasiado visceral, demasiado íntimo, demasiado tonto… en fin, que soy mi peor crítico.


     “Lo escrito, escrito está”. No hablaré en esta ocasión de la España de la Eurocopa ni de Sara Carbonero ni de Rajoy ni de la Merkel ni de la prima de ésta ni de los recortes. No, no estoy cabreado –el mejor estado para escribir, por cierto- ni diré lo que la gente quiere oír, no voy a entrar en política, por ahora, no voy a hacer propósito de enmienda y SÍ, intentaré ser positivo, transmitir alegría y “buen rollo”… a ver si me sale.


     Sigo siendo el “niño Jaimito” que decía mi padre –que en el Cielo está- y ésta es hoy mi misión. Soy FELIZ (mientras escucho “Dame vida” de Hueco) y tengo motivos: tengo trabajo y mi mujer también, mis hijos han sacado unas “notazas” y hasta hemos aprobado este curso la selectividad, tengo 336 amigos en el Facebook –sigo eliminando a algunos “envencuando” que no sé qué hacen ahí y aunque me perjudique “comercialmente”-, le he pasado la revisión al coche y estos años sólo me han roto dos veces los cristales y ningún espejo retrovisor, vuelvo a tener “ordenata”, gracias a mi hermano, aunque va un poco lento pero como no tengo prisa, sigo fumando tabaco de liar que el otro día me enteré que es más malo que el otro (es igual, me voy a morir el mismo día), que digo yo que eso lo dicen para vender más del empaquetado –esperad un momento, que ya está entrando el Lorenzo, no el de las motos, por la ventana y me da en toa la espalda-, sigo viviendo de alquiler y hasta el dueño nos ha cambiado la cocina, que se caía a “peasos”, así que a la que me llamó el otro día para ofrecerme una VPO en el quinto coño, que espere sentada, y al del Banco que me ofrecía una hipoteca inmejorable, lo mismo, que ya compraré casa cuando el de la esquina de la Plaza de la Constitución –Patxi, se llama- me venda de una vez los 9.000.000 de euros… y todo esto le gana la batalla a que me sigo mordiendo las uñas como un bestia (¡con lo grande que eres!), a que no tengo iPhone ni el SIII, a que el “wasap” ése se funde la batería de mi viejo Nokia aunque no he tenido más remedio que instalarlo porque mis 8 hermanos tienen un chat que te cagas y te meas tos los días aunque eso me supone ponerme las gafas de cerca para leer los mensajitos y me estresa un huevo el dichoso “clin”, que me siguen congelando el sueldo y el diésel sigue subiendo y el pan y los huevos y la carne… y por todo eso, y muchas cosas más, doy GRACIAS A DIOS.


     Y me voy que lo poco agrada y lo mucho enfada, y mi hijo Rogelio se acaba de despertar y va a poner la Wii, me temo.

sábado, 4 de septiembre de 2010

"PECADOS CAPITALES (III): GULA"

“Soy ateo, gracias a Dios” (Luis Buñuel, director de cine español, 1900-1983)

“Creo en Dios porque no creo en el hombre, ni en la mujer, aunque esté muy buena”
(Luis Miguel Villarrubia Martos, padre de cinco hijos y
Licenciado en Derecho, 1962-?)

   Si la gula es comer y beber en exceso, yo me acuso, pero si generalizamos y la consideramos como apetito desordenado o consumo excesivo de algo o de alguien, ahí caemos todos. Vivimos tiempos de adicciones: nuestros hijos son adictos a los “macdonal” y a los “burrikin”, a las nintendos y pesepes, abusan de disneychanel, de clantv y están enganchados al ordenador, al tuenti –mi hija mayor queda así con su novio porque ya no se lleva quedar por teléfono– y de esos vicios o adicciones somos culpables los padres. Nos resulta más cómodo que jueguen a la consola o vean TV para que nos dejen tranquilos y para ello argumentamos que esas cosas desarrollan la inteligencia. Y además, y por si acaso, los llevamos a colegios privados y los metemos en todo tipo de actividades extraescolares, sobre todo, para que no nos den el coñazo por las tardes.

   Si hay algo que me pone enfermo es un niño OBESO; no por el niño sino por los padres: “es que mi hijo come de todo”, “como sólo le gustan las chuches”, “es mejor que coma lo que quiera”… Eso sí, luego lo apunto a un gimnasio o a natación o al fútbol aunque no le gusta al chavea y ya está. Desde luego hay gente que en vez de tener hijos debería machacarse la cabeza con una piedra. Lo normal en un niño sano y normal es que esté delgadito, que no pare de jugar, de hacer deporte, comen como limas pero lo queman todo. Y si no es así, ponte las pilas: “los mejores juguetes de un niño son sus padres”. Pero los padres de 2010 no tenemos tiempo para nuestros hijos: estamos tan ocupados con nuestro trabajo, con el pádel y el golf, con el gimnasio y la natación (“escuela de espalda” le llaman ahora) y la bicicleta estática –ahora se dice “spinning”, ¡qué gilipollez!-, las cervecitas y las copitas con los amigos, poner los “cuernos” a nuestras mujeres y maridos, los móviles, internet y el feibuk, las bodas, las despedidas de solteros y solteras, los telediarios y el fútbol… A poco que nos descuidemos, cumplen dieciocho años y nos mandan a la mierda, como es normal, y además nos echarán en cara que no les educamos y, peor aún, que no les quisimos ni tuvimos ocasión de conocernos.

   Estamos tan ocupados en ocuparnos que no tenemos tiempo por supuesto para nuestros hijos, no hay tiempo para enamorarse, para ver amanecer, para mirarnos a los ojos, ni siquiera para insultarnos, para dejar una nota con nuestro teléfono cuando golpeamos otro vehículo, no tenemos tiempo ni para morirnos, morimos deprisa… a 200 por hora, como Alonso. De vez en cuando, Dios nos da un “toquecito”: se nos muere nuestro abuelo o nuestro padre o viene el cáncer u otra enfermedad grave o la tensión alta y entonces, sí, entonces paramos el reloj y nos preguntamos por qué corremos tanto y a dónde vamos tan aprisa. ¡Valiente mierda de vida! Hoy escribo sin mirar el reloj, estoy pensando en mis cosas y en las vuestras y espero que esto sirva de aldabonazo y pongamos freno a nuestro estrés y a nuestras adicciones. Esto es lo que los psicólogos llaman “escuela de valores”.

   Yo soy adicto al tabaco –voy a encenderme uno de liar ahora mismo porque me mola morirme cuando me dé la gana y porque tengo derecho a ello- , a la cervecita “fresquita”, a la playa, al golf, al sexo “cuando diga mi mujer” y a muchas otras cosillas; pero, sobre todo, soy adicto al buen rollo, a la buena gente, a mi mujer y a mis hijos aunque no me besen cuando llego a casa, al trabajo bien entendido, a la risa y al buen humor, a amar al prójimo como a uno mismo, a hacer felices a los demás, a la autocrítica… Y soy adicto a vosotros, a los que me leéis y a los que no, a los que me amáis y a los que no, a los que me envidiáis y a los que me admiran, a los de izquierdas y a los otros, a los del Madrid y a los del Atleti (del Barça ni hablamos), a los buenos y a los malos compañeros, a los ricos y más a los pobres, a los creyentes y a los otros...

   En fin, soy adicto a la vida pero estoy preparado para la muerte; al fin y al cabo, es la “otra vida”.

   ¡¡ Hasta siempre !! Ahí os dejo con vuestras adicciones.

martes, 31 de agosto de 2010

"ESCRIBE, QUE ALGO QUEDA"

“Emplea el lenguaje que quieras y nunca podrás expresar sino lo que eres”

(Ralph Waldo Emerson, escritor y político estadounidense, 1803-1882)



   Siempre pensé que esto de escribir sería más difícil, me podía el pudor, el temor a las faltas de ortografía, el miedo a la crítica descarnada, qué dirá el Pérez-Reverte de turno cuando me lea algún día, y Ussía? Ha sido todo mucho más fácil.

   Primero, porque no vivo de esto, no me pagan por hacerlo; segundo, me lee poca gente en cuanto a número pero mucha gente que me interesa, que me anima a seguir cuando me ve por la calle. Gracias. Tercero, puedo expresar sentimientos por escrito mientras escucho a Siniestro Total – “Bailaré sobre tu tumba” – y puedo elegir el asunto que me dé la gana; no me obliga nadie a hacerlo sobre temas de actualidad, por ejemplo, la línea editorial la marco yo. Además, me siento bastante libre al respecto, al menos por ahora. “Soy el que soy” y así me siento en este blog, en este “my space”. Me interesan vuestras críticas, sobre todo las negativas y las constructivas, es más, las necesito.

   Varias personas me han instado a que me dedique a “hacer monólogos” pero no lo tengo claro. Sí, hablo mucho y hay quien dice que tengo cierta gracia pero respeto demasiado a los que se dedican profesionalmente a hacer reír. Lo mío es más de andar por casa, algunos de mis amigos y conocidos se descojonan con mis cosas y con eso me basta. Ya me decía Rogelio, mi padre, que era un “niño Jaimito” y lo decía con cariño casi siempre. A otra gente supongo que no les haría puta gracia; eso forma parte de la vida, no puedes gustar a todo el mundo (¡menos mal!). En definitiva, eso de ser monologuista también tiene sus hipotecas, es como cuando te dicen en una reunión que cuentes el chiste ese tan bueno de las viejas de El Palo en la playa y no tienes ni puñeteras ganas. Y es que no todos los días está uno para chistes…

   Me gusta improvisar, sorprender, mosquear, tocar los cojones y salir por peteneras. Pero quiero hacerlo cuando me apetezca no cuando me lo imponga un empresario, el que me paga. Me mola más ser bibliotecario y escribir de madrugada para vosotros, para el currito, para el empresario, para el niño, para la madre, para los solteros, para los separados, para los de izquierdas y para los de derechas… para todos y todas, que diría Pajín. Pero, sobre todo, y perdón por la sinceridad, escribo PARA MÍ. ¿Cómo puedes enamorarte de alguien si no te quieres a ti mismo?

   A lo que iba… que viene septiembre con sus libros y cuadernillos de texto y sus uniformes – que de gratis, nada, entérate Griñán -, que mi mujer vuelve al desempleo, que empiezo la jornada partida, los exámenes, los fascículos anunciados en la tele, que viene la Feria de Fuengirola y que ya me he cansado de escribir, leche!! Supongo que muchos de vosotros ya estáis pensando en apuntaros a un gimnasio para bajar barriga o al inglés o a los cursos y talleres de la Casa de la Cultura o a la natación. ¡Allá vosotros!

   Os quiero mucho, estimados lectores. Volveré!!

   P.D.: Al que me ha robado la bolsa con mi agenda, mis gafas graduadas y otras cosillas, previa fractura del cristal del coche en el Club de pádel-golf que él ya sabe, le recuerdo que puede dejar dichos utensilios en la oficina de objetos perdidos más cercana, salvo que ya la haya arrojado al contenedor más próximo. Por cierto… que me cago en tus muertos. Llevo una racha con esto del coche que no se la deseo ni a mi peor enemiga, que ya sabéis quién es.



viernes, 27 de agosto de 2010

"¡¡NO A LA GUERRA!!"

“Cuando los ricos se hacen la guerra, son los pobres los que mueren”

(Jean Paul Sartre, escritor y filósofo francés, 1905-1980)

   Nunca me han gustado las manifestaciones multitudinarias, ni las celebraciones “mogollónicas”, ni eso de organizar grandes eventos en torno al “Día de…”, ni los maratones televisivos, ni hablar de solidaridad para quedar bien, ni los actores famosos haciendo alarde de su beneficencia, ni Bill Gates saliendo en la tele con los “negritos”, ni la hipocresía de nuestra sociedad de ricos haciéndose la buena y mandando camiones de mantas, comidas, medicamentos, ni lo del 0,7%, etc.

   Yo soy más de los que hacen una labor callada: los misioneros, los voluntarios, los que no salen en la tele, los que se hacen pobres con los pobres, los que viven con ellos y como ellos… de los que no sabemos ni sus nombres.

   En esta sociedad asquerosa que hemos creado y en la que todos somos culpables, incurrimos en contradicciones curiosas y, a la vez, repugnantes. Curiosamente, donde hay más cristianos es en el “mundo rico” – ya lo dijo Gandhi, creo: lo peor del cristianismo son los cristianos -, es por eso que buscamos justificar las desigualdades haciéndonos los solidarios, creando ONG´s o como se diga, haciendo millonarias donaciones para dar pan al que no tiene, es decir, lavando nuestras conciencias para no ir al infierno. En vez de eso, y ya nos lo dejó claro Jesús de Nazaret cuando anduvo por aquí, deberíamos transformar el mundo, acabar con el hambre, hacer posible que no hubiera ricos ni pobres, en definitiva, echarle “cojones” al tema y acabar con las guerras y con las injusticias. ¿Dónde están los “progres” ahora que se ha reconocido que hay guerra en Afganistán? ¿No será que hubo intereses políticos socialistas cuando se manifestaron actores y cantantes en contra del Gobierno de Aznar con el famoso “no a la guerra”? ¿Y quién puede justificar la “foto de las Azores”?

   Pues eso, mi reto es cambiar el mundo, luchar contra corriente. Las guerras que a mí me afectan son las pequeñas batallas del día a día, el no generar violencia en mi casa, con mi mujer y mis hijos, en mi trabajo y en mi vida, en general. La violencia está en la calle: la gente está permanentemente cabreada, somos capaces de matar por un aparcamiento en el Carrefour, machacamos a los compañeros de trabajo que no nos caen bien o que pueden poner en peligro nuestro “estatus”, pagamos con nuestros seres queridos nuestras frustraciones y nuestros fracasos personales, ahí está la “violencia de género” que no es más que el fruto de las otras violencias menos conocidas. En fin, nos toca calmarnos, querernos y enamorarnos de la vida, de nuestra existencia. No es fácil pero voy a intentarlo.

   “No he venido a traer la paz sino la guerra”, dijo el tío. Ésa es la única guerra que merece la pena: la que lucha contra el mundo y los valores que hoy lo mueven. Ya sabéis cuáles son. Hay que matar nuestras pequeñas violencias, el soldado que llevamos dentro, hay que transmitir a los demás alegría de vivir, paz y amor, la “no violencia”.

   ¡Suerte a todos!

jueves, 19 de agosto de 2010

"SALUD MENTAL"

“Tendremos que arrepentirnos en este generación, no tanto de las malas acciones de la gente perversa, sino del pasmoso silencio de la gente buena.”

(Martin Luther King, líder antirracista estadounidense 1929-1968)

   Cuando vas al psiquiatra por primera vez (el 80% de los españoles, debería acudir a él o a ella), se pasa mal; no sabes lo que te vas a encontrar dentro del despacho… un diván? Pues no. Desde que me diagnosticaron un “trastorno hipomaníaco” – todavía no he mirado en internet lo que es, ni falta que me hace -, mi vida ha dado un giro de no sé cuántos grados. Mi doctora, una chica joven, me escucha, escribe en su libreta y me manda unas pastillas para dormir. Esto me recuerda al sacramento de la Penitencia – por cierto, como católico, me gustaría que se modernizara esta institución porque cada vez la gente se confiesa menos - , el cura te escucha y te manda la “penitencia” consistente en estos tiempos en no sé si tres padrenuestros o que seas bueno, en general.

   Esto de estar “loco” no es tan malo: es peor estar cuerdo y comulgar con ruedas de molino. Si ser un enfermo mental, un disminuido psíquico, un loco o como se diga ahora es luchar contra corriente, es negar los valores de hoy día, es cagarse en la madre del que inventó la “disciplina de voto”, es llamar a esta democracia una “dictadura silenciosa”, no adorar al líder o a la lideresa, no tragárselas dobladas… ¡¡ESTOY LOCO, COMO UNA CABRA!! Eso me recuerda a cuando te dicen que te tranquilices, que madures y no sé qué mas… es decir, que seas bueno y no protestes, que no digas palabrotas y que no bebas alcohol con esa medicación. Y una mierda!! Prefiero mil veces ser inmaduro, desobediente, ser del Madrid, del sector crítico de mi partido, de derechas o de izquierdas depende respecto a qué (suponiendo que existan la derecha y la otra), decir palabrotas, fumar para morirme antes y hacer lo que me dé la gana, dentro de un orden.

   Hay tontos que piensan que al ser de un bando no puedes tener amigos en el otro… eso sí es inmadurez o gilipollez, como queráis llamarlo. En fin, que yo a lo mío, a ser una “mosca cojonera” porque para ser “obediente” y “disciplinado” ya hay muchos, la mayoría porque les interesa mantener su puesto de concejal, director general de la Junta o Ministra de Igualdad (igual.. qué!). En fin, que me voy porque ya he hecho “caca”, ayer jugué al pádel por primera vez en mi vida, estoy escuchando a uno de mis ídolos musicales – Craig David -, salgo al campo de golf esta tarde también por primera vez y, además, tengo una paella familiar en el chalet de mi cuñado. Y el fin de semana… a Graná, a ver a la madre que me parió, que Dios me la conserve muchos años más. No sabéis cómo echo de menos a mi padre y a mi suegro… ellos sí que me entendían. Aún los recuerdo cuando estoy tomando café a las siete de la mañana en “Casa Felipe” con la Dori, la Ana, la Carolina, la Gina y la Carmen. Ahí sí que imaginábamos un mundo mejor. Te quiero, Susana, porque eres la “mujer de toda mi vida” y a mis cinco “churumbeles” el “obí, obá, cada día te quiero más”.

   Por cierto, me cago en “tos los muertos” del que me “aboyó” el coche nuevo el otro día por detrás y ni siquiera me dejó una nota. Para ese, todas las maldiciones gitanas habidas y por haber, “donde las dan las toman” y “así te se meta un paraguas por culo y te se abra en medio lestómago” y “ya te cogeré”.

   See you on CHICAGO, for example.



miércoles, 11 de agosto de 2010

"BACARDÍ COLA"

   “La riqueza es el más mezquino y pequeño don que en este mundo puede conceder Dios a un hombre. Por eso nuestro Señor da de ordinario las riquezas a los mayores pollinos, que no saben apetecer otra cosa.”
(Martin Lutero, teólogo alemán 1483-1546)

   Hoy, que celebramos el día de las Susanas y las Filomenas y es el cumple de mi mujer, puede ser un gran día para escribir. Tengo puesto mi MP3, mi gran aliado cuando quiero dejar de oír gilipolleces o a gilipollas y cuando deseo evitar compras compulsivas en grandes almacenes o jugar al golf sin escuchar al Borja de turno hablando de sus negocios o para no escuchar Tele 5 – la gran cadena “cultural” televisiva, líder en “telemierda”, que está viendo mi hija en estos momentos -, justo al lado mi cigarrillo negro encendido y mi ron cola, sólo me falta saber sobre qué toca ahora hablar. Ya se me ocurrirá algo…

   Hablar de ricos y pobres es fácil, sobre todo cuando eres esto último. El problema es que no eres del todo rico ni del todo pobre; soy pobre respecto a políticos, banqueros y empresarios de turno, pero soy rico en cuanto me comparo con chabolistas, hondureños, mozambiqueños o como se diga, etc. En todo caso, no hablo sólo de dinero, hay otras abundancias y otras carencias más importantes. Es lo del camello y el ojo de la aguja, es ser un desgraciado aunque seas alcalde, director general, es ser tonto del culo a pesar de dirigir un ministerio. Hay tantos “pobreticos”… y luego están los “pobres de espíritu”.

   La clave está en saber cuánto dinero necesitas para ser feliz y adaptarte a eso. Yo, que he trabajado en la empresa privada y en la pública, he ganado más pasta que ahora en otros sitios pero mi nivel de felicidad bajaba cuanto más alta era mi nómina; esto es, ganas más pero disfrutas menos de tu mujer, de tus hijos, de tu tiempo libre y de tus amigos. Mi problema no es que gane poco, es que gasto mucho, por ejemplo: para qué queremos en mi casa cuatro móviles, dos televisiones, un portátil, internet, un coche, un teléfono fijo, tres equipos de música, un reproductor DVD, una Nintendo y… menos mal que no tenemos hipoteca (la reina de las ruinas del siglo XXI). Ya me lo dice mi mujer, que soy muy gastoso y que no tengo remedio; a veces, he tenido que dejar la tarjeta del cajero en casa para controlar mis compras compulsivas. Y los mayores consumidores en estos tiempos son… los niños; y no por culpa suya sino porque esos son los valores que les estamos inculcando. Compramos a los niños con chuches, con consolas, con dinero en efectivo, con la ropa de marca, con la camiseta del Málaga o del Madrid… queremos “tener” su cariño a base de pasta. Al final, el mejor juguete es otro niño, un amigo, una caja de cartón, un lápiz y un papel, su padre o su madre, cuando no hay un divorcio de por medio, y el mejor sitio para jugar… la calle o el campo o la playa.

   Aquí no hay moraleja: escribo para desahogarme y para hacer autocrítica, a ver si me aplico el cuento. Es como en los cursillos prematrimoniales que vengo impartiendo desde hace años: hablo de mí y algo de Dios, de mi matrimonio, de mis virtudes y de mis defectos y escucho los de los demás. El día que no sepa hacer autoevaluación, el día que crea que lo sé todo, el día que me crea bueno en algo… ese día habré “madurado”, habré muerto. Total, nos quedan tres días y “pa lo que me quea en el convento…”

martes, 3 de agosto de 2010

"PECADOS CAPITALES (II): LUJURIA"


“Sólo existen dos cosas importantes en la vida. La primera es el sexo y la segunda…
no me acuerdo” (Woody Allen).

   Escribir sobre SEXO es atractivo, como componente comercial se puede decir que vende mucho. Películas, novelas, series de televisión… si tienen un marcado ingrediente sexual son garantía de éxito aunque su calidad sea ínfima. Es la manzana del Paraíso y nos atrae de una forma animal; el mundo se mueve en gran parte por el sexo y las relaciones humanas, en general, están impregnadas de sensualidad, de erotismo, de algo prohibido.

   En tiempos de la dictadura franquista, ahora tan de moda gracias a Garzón entre otros, los españolitos pudientes se escapaban a Francia para ver películas porno; eso mismo tendrá que hacer algún catalán cuando quiera ver una corrida… de toros, a partir de 2012. En esta democracia zapateril que nos ha tocado vivir, impregnada de prohibiciones - ¡valiente democracia y libertad! -, vivimos tiempos críticos en todos los sentidos como vengo “blogeando” últimamente. Y también el sexo ocupa uno de los lugares más altos en la escala de valores del siglo XXI.

   El sexo es como el cáncer, conforme te vas haciendo mayor conoces más casos y más cercanos de separaciones y divorcios. Se separan parejas que llevan años y años de matrimonio, se divorcian amigos recién casados y otros que ya han sobrepasado con creces los cincuenta tacos. Supongo que los matrimonios se separan por muchas razones, en las que no quiero entrar ahora, pero seguro que una de ellas es la sexual. Hombres y mujeres tenemos concepciones diferentes de la vida y, en el ámbito de las relaciones íntimas, aún más. No voy a generalizar, porque eso está muy feo, pero sí manifiesto desde aquí que la compenetración sexual de una pareja es tan importante como la famosa “compatibilidad de caracteres”. Las parejas se rompen en las pequeñas cosas, no en grandes discrepancias filosóficas; la gente se divorcia cuando su pareja deja la ropa interior tirada en el suelo todos los días, cuando no respeta los gustos del otro, cuando no se cuida físicamente (¿por qué la gente engorda cuando se casa?), cuando maltrata psíquicamente, cuando insulta y menosprecia al otro, cuando no se ponen de acuerdo en las grandes decisiones de la vida… y no voy a hablar hoy de los hijos. Será otro día.

   Podría llenar de tinta este blog con el temita de hoy, pero es tarde y ando cansado. Tomo nota de estas y otras cosas que escucho y trataré de vivir cada día como si fuera el primero de mi vida. No me gusta eso de MADURAR porque para mí es sinónimo de envejecer, de creer que ya lo sabes todo, de dejar de aprender… prefiero ser como niño en algunas cosas y ser como los payasos, mi profesión frustrada, que regalan sonrisas y hacen reir que es, a su vez, hacer felices a los demás. Gracias.

miércoles, 28 de julio de 2010

"LIBERTAD"

“España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.”
(Artículo 1.1 de la Constitución española de 1978).

   Para desmontar esta declaración de intenciones de nuestra Ley Fundamental no hay que correr mucho desde mi punto de vista.

   Si un Estado SOCIAL es aquel que propugna una sociedad justa, equitativa, igualitaria, protectora de los más débiles… nos falta mucho a los españoles, porque nuestro camino va por otros derroteros últimamente: bajada de sueldo de los “mileuristas”, congelación de pensiones, 20% de paro, etc. Si la DEMOCRACIA es el gobierno del pueblo, también aquí la cagamos, desde mi modesta opinión, como mucho esto será una “partitocracia”; existe disciplina de voto – salvo en el caso de los toros en Cataluña -, no hay libertad ni democracia en los partidos políticos, se adora al líder y si meas fuera de tiesto se te invita a presentar la dimisión o se te expulsa directamente, y no voy a hablar ahora de la corrupción y el clientelismo políticos porque no toca.

   Y así seguimos con la JUSTICIA (de ricos y pobres, por igual), la IGUALDAD (¡¡ja, ja!!, que se lo digan a las mujeres maltratadas, a los niños sin padres o con presuntos padres, a las cajeras de los supermercados y grandes almacenes…), el PLURALISMO POLÍTICO y, dejo para el final, la LIBERTAD. Y hablo de mí y de hoy, 31 de julio de 2010. Los que estamos en los escalones intermedios de esta sociedad, no somos libres; por lo menos, yo no me siento libre.

   Me gustaría escribir sobre tanta gente, sobre tantas cosas, sobre tantas injusticias que no sé si me va a dar tiempo. Pero el problemas es otro, el problema es cuando te dicen aquello de: ¡Ten cuidado con lo que dices! ¡No se te ocurra hablar de Fulano o Mengano! ¡Esto te puede costar el puesto de trabajo o la amistad de unos y de otros! ¡ Si dices esto, te pueden llevar ante los Tribunales! Esto me recuerda a los tiempos de Jesús de Nazaret y así acabó el “pobre”. No es una cuestión de que tengas o no razón, se trata de que puedas decir lo que te sale de los cojones o no, de que puedas cagarte en la madre de unos y unas aunque sólo sea para desahogarte, a pesar de que estés equivocado; incluso que puedas pedir perdón a esas personas porque te has dejado llevar por la ira u otros sentimientos o frustraciones.

   No sé si hay algún sitio donde haya una auténtica libertad y os agradecería que me informarais al respecto. Mientras tanto, andaré con pies de plomo, miraré atrás de vez en cuando y no tengo más remedio que escuchar aquello de ¡¡ten cuidado con lo que escribes!! Quizá conforme vaya subiendo en el escalafón social, y practicando siempre la autocrítica, me sentiré más LIBRE. Prometo avisaros y desde aquí saludo a los que os sintáis realmente libres. ¡Dadme la receta!





sábado, 24 de julio de 2010

"MADRID"

 
   A los que tenemos la playa todo el año a nuestra disposición, de vez en cuando, nos gusta ver otros mundos... y me he venido lo más cerca del "cielo" que he podido. Tampoco es tan grande la capital como nos pensamos los que vivimos en el TERCER MUNDO (Andalucía, por ejemplo) y, como no soy nada nacionalista, algún día me gustaría buscarme por aquí las habichuelas - ¡por qué no! - o en Barcelona, o en Nueva York, o en Düsseldorf o en tantos sitios que no conozco. En fin, que no echo nada de menos de Fuengirola, salvo a mi hija mayor que se ha quedado en casa por si entran a robarnos algunos rumanos.
   Pues estando aquí más cerca de mi presidente, el de los zapatos, me he dado una vueltecilla por el centro de Madrid - incluido el Congreso de los Diputados -, iba a pedirle una cita pero, al final, me ha dado la risa; dice Rodríguez que vamos a salir de esta y que "lo vamos a ver"... ¡¡ nos ha jodido !! y con él de Presidente de Gobierno. Esto me recuerda a Felipe González en los años 90, no sé por qué me da la impresión de que tenemos PSOE "pa rato". Tenemos lo que nos merecemos, incluida la oposición.
   En fin, que mis hijos lo están pasando "pipa" y yo también que por eso estoy de vacaciones; aunque ya ando cansado de descansar, entre el mes de baja - y no soy Controlador Aéreo - y el de vacaciones estoy deseando que llegue el 5 de agosto. Aunque, como digo siempre, mi trabajo, de verdad, es intentar ser un buen PADRE. Os echaba de menos, a los que me queréis y a los que me odiáis, y tenía ganas de vomitar algunas letritas. Y mañana, a jugar al golf con el "Gabri", que fue el que me metió el gusanillo de este deporte. ¡¡Nos vemos en Fuengirola!!
  Gracias a Ángel & Sonsoles, S.A., Rubén & María, S.L., Gálvez-Villarrubia, S.C.A., Isaías, Toñi, Nati, Alfonso y a todos los que me olvido, al Santiago Bernabéu, al Zapatero (a pesar de todo, porque me da argumentos para escribir), a Jiménez Losantos (para que se tranquilice) y a Dios.


domingo, 18 de julio de 2010

"EL DÍA DEL SEÑOR Y DE LA SEÑORA"

 
   Queridas y queridos amigas y amigos, aprovechando que hoy es el día del Señor y de la Señora – parece ser que es una propuesta de la giliministra Aído – y ya que los hombres no tenemos ni Ministerio ni Concejalía ni “pollas en vinagre”, me permito manifestar desde esta tribuna que me siento discriminado y discriminada, en base al artículo 14 de la Constitución de 1978, y que es mi intención presentar un recurso de AMPARO (a la que no tengo el gusto de conocer, por cierto) ante el Tribunal Constitucional para reclamar, entre otras cosas y cosos, lo siguiente:

   - Un Ministerio del HOMBRE (a secas) con una Ministra al frente que sea inteligente y que esté como un queso. Eso sí, que no cobre un duro, que no tenga coche oficial ni escolta y que siga viviendo en su casa de toda la vida. Pa no gastar mucho, pisha !!
   - Una Concejalía del HOMBRE – sin más – con un ser humano al frente, también sin retribución, por lo de la crisis, que cuente con una cafetería en condiciones, esto es, que tenga el Marca y el As y algún otro periódico de opinión, el Plus con todo lo suyo, juegos de mesa, ordenatas, fotos de tías como las de los talleres de coches y un largo etcétera que dejo abierto…
   - Que se declara hoy, por ejemplo, “EL DÍA DEL ORGULLO DEL HOMBRE, EN GENERAL”; para ello solicito desde aquí las mismas subvenciones con las que cuentan otros colectivos como COLEGA y otras asociaciones de no sé qué hostias de la memoria histórica y otras gaitas.
   - Desde aquí os convoco a crear dichas asociaciones para fomentar el ser hombre, así tal cual, eso sí, no quiero MACHISMO ni leches. Conste nuestra admiración por todas las mujeres, sobre todo las nuestras para los casados, nuestras madres, esposas, hijas, sobrinas, nietas, cuñadas, nueras, suegras…
   - Un carnet especial de HOMBRE con descuentos en el Nou Camp, Bernabéu y demás eventos deportivos, en bares en general, chiringuitos, concesionarios de coches y otras cosas más que ya detallaré en el correspondiente recurso.
   - Y una “pechá” de cosas más que ahora mismo no se me ocurren y, además, porque me voy a la playa en una hora y me van a quitar el sitio los cordobeses y cordobesas, madrileños y madrileñas, sevillanos y sevillanas, jienenses y jienensas y demás especies “protegidas” que abundan en Fuengirola en estas fechas.

   Espero no haber herido la sensibilidad de ninguna mujer, incluida María Teresa Fernández de la Vega a la que tengo una especial admiración, y, en cualquier caso, perdonen las disculpas, acepto las críticas e, incluso, estoy dispuesto a rectificar por esta vía si ello fuera o fuero necesaria o necesario. En fin, queridos y queridas blogueros y blogueras: gracias por vuestra paciencia o pacienzo y muchos besos y besas para todas y todos en los morros y morras y que Dios, Alá y Buda y demás dioses y diosas nos cojan confesadas y confesados.

jueves, 15 de julio de 2010

"PECADOS CAPITALES (I): ENVIDIA"

 
   El diccionario de la Real Academia la define como “tristeza o pesar del bien ajeno” o “emulación, deseo de algo que no se posee”.

   En estos días de fútbol y toros - por cierto, me recuerda al franquismo -, se supone que el deporte nacional es el que practican Del Bosque y cía., pues no, siempre se ha dicho, y estoy de acuerdo, que es la envidia. Y me explico…

   En mi caso, por no ir más lejos, la sufro y la practico. El otro día me encontré a un amigo tomando café junto a una chica y decidí sentarme un rato a charlar con ellos; saludé a una conocida, llamémosla Verónica, mi mujer había ido a la playa con los tres “peques”. Pues bien, al ver a mi esposa horas más tarde, me comentó que Verónica le había dicho que me pilló tomando café con una tía desconocida y me pidió explicaciones al respecto, como es lógico. “Ipso facto” me cagué en los muertos de la chivata, a la que ya cogeré a solas, y le dije la verdad. Moraleja: ¡Qué mala es la envidia! ¡Cómo nos gusta hablar para hacer daño! ¿Qué pretendía Verónica mintiendo de esa manera? ¿Tendrá ella problemas en su matrimonio, pretendiendo trasladarlos al mío? ¿Sabe Verónica contar hasta tres o sólo cuenta de dos en dos?

   También entono el “mea culpa” en tanto en cuanto, y continuamente, deseo lo que no poseo: deseo tener el chalet de mi cuñado, su coche, su sueldo, su carácter y otras muchas cosas. Es por eso por lo que tengo la cuenta con “números rojos”; vivo por encima de mis posibilidades, gasto más de lo que puedo y tengo y así sucesivamente. Así que sólo me queda aplicarme el cuento y, eso sí, estar atento a “l@s envidios@s” que me quieren joder y avisarles de lo inadecuado de su conducta. Menos mal que mi mujer, como yo, está enamorada hasta las trancas del que suscribe, y en el fondo se ríe cuando una de estas “verónicas” le viene con cuentos.

   Sed felices y, sobre todo, HACED FELICES A LOS DEMÁS Y NO SEÁIS ENVIDIOSOS.

martes, 13 de julio de 2010

"EL PODER"

 
   “Manda más que un tío sin brazos..”, esta expresión me la enseñó algún conocido hablando de su mujer y de las continuas órdenes que recibía de su cónyuge. A todos nos gusta mandar: los padres sobre los hijos y viceversa, los alcaldes sobre los concejales, las vicepresidentas del Gobierno sobre los españoles - por ejemplo, en el tema del tabaco -, etc. Parece ser que la naturaleza humana nos lleva indefectiblemente a ponernos encima de los demás e imponer nuestra forma de ver la vida.

   Supongo que yo también sufro esta enfermedad – “fueraparte” de la ansiedad y el estrés que ya me diagnosticó mi psiquiatra -, y de ello me acuso. Trato de corregirme cada día pero es complicado. En casa, antes de salir al cole y al trabajo, siempre rezamos: “Señor, te ofrecemos todos los actos del día, te prometemos ser buenos, obedientes y alegres, para hacer felices a los demás. Amén”, no sé mis hijos y mi mujer, pero a mí lo de ser obediente me cuesta un huevo.

   Los fracasos matrimoniales de hoy en día – cada día más, por cierto -, los escolares y los profesionales vienen por querer mandar mal y más de la cuenta. Cuando una mujer o un hombre anula o “machaca” la personalidad del otro, se acabó el matrimonio y yo creo que el AMOR es otra cosa, más bien lo contrario; cuando un padre persigue al hijo para que estudie y sea lo que él no pudo ser, casi siempre fracasa, el hijo se rebela; y cuando un empresario se mea encima de sus trabajadores y los destroza psicológicamente, normalmente fracasa y acaba en los famosos “eres”.

   Moraleja: amemos más y jodamos menos a los demás y nos irá mejor a todos. Como dice el cateto: “Ca uno es ca uno y K2R, un quitamanchas”…

viernes, 9 de julio de 2010

"ESPAÑA"

 
   Lo fácil estos días es escribir sobre el Mundial de Sudáfrica y no voy a caer en esa tentación. Esto de las banderas y los nacionalismos tiene sus cosas buenas y las otras. Para mí, que soy ciudadano del mundo, lo que más me asusta es la violencia que esto genera y, sobre todo, el negocio que hay detrás; que se lo digan a los chinos que venden banderas, camisetas, gorras... También el fútbol es negocio. Cuando un ser humano es capaz de matar por una bandera o por el color de la piel... malo. En el fondo, las guerras tienen su origen en las banderas, en el poder, en el "chovinismo". Yo tengo poco de esto, no soy de esos que dicen: "Como España..., como se vive aquí... en ninguna parte". Me encantaría vivir en cualquier país del mundo, me encantaría sentir otras "banderas" como propia y, sobre todo, me gustaría que todo el mundo fuera tolerante de verdad, que no hubiera "ismos" (ni comunismo, ni socialismo, ni fascismo, ni liberalismo, ni marxismo, ni chovinismo, ni nacionalismo, ni cristianismo, etc.)

   Al final cada uno va "a su bola" y no hay solidaridad, nadie da nada por nada y "tanto tienes tanto vales". La crisis de verdad es la de VALORES: nos importa el dinero, el poder, el sexo, el negocio, el interés, el tener y no el ser. Pero esta crisis no la trajo Zapatero, esto ya es así desde hace mucho tiempo y me he propuesto cambiar el mundo aunque no sé si me va a dar tiempo. Es difícil ser diferente pero hay que intentarlo, sólo tengo que quitarme de algunas "cosillas": no ver TV, tirar el móvil a la basura, no leer el periódico, no gastar en tonterías, no votar por votar, no apuntar a mis hijos a actividades extraescolares para que no me den el coñazo, querer a los que me quieren y a los que no, hacer felices a los demás, ser bueno, obediente y alegre y un par de cosas más. Si lo pienso, no es tan difícil. Es ponerse... ya os contaré.

sábado, 3 de julio de 2010

"EL ÁRBOL DE LAS PELOTILLAS"

   Si eres indígena de Fuengirola, no tengo que explicarte qué significa este "monumento" ni dónde está y los recuerdos que te trae. Para mí, que soy "fongireloño" de adopción y que paso delante de este árbol varias veces al día, significa mucho. Me recuerda a la Feria del Rosario, es donde quedamos habitualmente con los amigos el día de la Misa Flamenca; además a su sombra se encuentra el kiosco de Maribel (antes de Josefa) donde mis hijos se gastan una pasta en "chuches" los fines de semana. Hace años hubo hasta peleas porque querían quitarlo de dónde está y, en el fondo, yo creo que los pajarillos que viven en él se descojonan al ver cómo vivimos los humanos. A su sombra muchos críos juegan al fútbol y muchos indigentes se resguardan de la lluvia; a su sombra, mucha gente habrá conocido al hombre/mujer de "su vida" y... a mí personalmente me encantaría que me enterraran "A SU SOMBRA".
   Como vereis, al cumplir los 48 años, parece que uno piensa más en lo que le queda de vida y recuerda lo que ya ha vivido. Voy pa "viejo" y a mí esa palabra no me asusta -soy un poco argentino en eso-, a mi madre, por ejemplo, no le gusta que la llame "vieja" pero yo creo que es algo cariñoso. También, a veces, "me cago en Dios" pero no es un sentimiento literal sino un reproche sobre por qué permite Dios esas cosas que no comprendemos ni compartimos. Yo creo que el decir tacos libera mucha adrenalina y, como Camilo José Cela, me gusta llamar a las cosas y personas por su nombre; por ejemplo, al tonto me gusta llamarle GILIPOLLAS o TONTO DE LA POLLA, al malo HIJO DE LA GRAN PUTA, al que falta a la verdad MENTIROSO, a la guarra PUTA, a Zapatero CABRONAZO y así sucesivamente. Una manía que tengo...

lunes, 28 de junio de 2010

"LA BIBLIOTECA"

 
   A los que nos gusta nuestro trabajo, nos suele ocurrir que envidiamos menos que nadie el de los demás. Para mí, que he trabajado en la empresa privada y como autónomo, esto de trabajar para la Administración tiene sus ventajas y sus cadenas. Me gusta trabajar cara al público -parados, estudiantes, mayores, niños-, no me gusta el dinero -aquí todo es gratis, menos las fotocopias-, estoy rodeado de libros y ordenadores aunque no leemos durante el trabajo, además hay que hablar "bajito" y no se puede fumar. Como veis, los que vais conociendo, me viene estupendo eso de no hablar y no echar cigarritos sino de vez en cuando.
En tiempos de crisis... "no me puedo quejar" (como dicen los cubanos); pues aún así hay gente con este tipo de trabajo que no para de quejarse, están amargados y amargan a los demás. Y es que "hay gente pa tó" como decimo en el sur. Eso sí, tenemos la jornada partida cosa que no gusta al típico funcionario "de ocho a tres". Desde este rincón os invito a todos a visitar la biblioteca que tengáis más a mano: os sorprenderá saber lo que se puede hacer dentro de ellas.
   Hace años algún "abogado" compañero de carrera me decía aquello de "¿qué hace un abogado trabajando en una biblioteca, pudiendo ganar mucho más dinero en otro sitio?"; el mismo abogado, diez años más tarde, me dijo: "¡Qué suerte tienes trabajando aquí! ¿qué hay que hacer para conseguir este trabajo tuyo?" A lo que yo contesté aquello de... "es muy largo de explicar". Adiós y un abrazo especial para los que estáis enamorados de vuestro trabajo ¡Que Dios nos bendiga!

viernes, 25 de junio de 2010

"LA MAMMMA"

 
   Una mujer que ha parido 9 hijos, que actualmente tiene 23 nietos, viuda y guapa, que va a cumplir 80 años en estos días, que fuma (a pesar de la persecución "zapateril"), toma "kefir", maestra aunque de profesión "madre"... no puede ser más que una SANTA, pero de las de verdad. Su marido, mi padre, ya sabía que se llevaba una joya de Valdepeñas (Jaén) y por eso se enamoraron y se casaron, en Jaén, allá por 1957. En 1975 se fueron a vivir a Granada, donde nació la pequeña Belén. Total, un familión que te cagas.
"Madre no hay más que una..." y yo la quiero con locura. Ya les decían a mis padres cuando éramos chicos aquello de: ¡¡Qué suerte han tenido ustedes con sus hijos!! ¡¡Todos buenos estudiantes, universitarios y buenas personas!! Y mis padres contestaban aquello de... ¡¡pues sí, será la suerte!! Y se reían por dentro que no veas. En esto de educar, y lo digo desde mi experiencia, lo que cuenta no es precisamente la suerte, hay que estar encima de los hijos, sin agobiarlos, además cada hijo es diferente, unos necesitan más cariño, otros alguna bofetada a tiempo -como yo-, otros más mimos.
   Total, nadie te enseña a ser padre o madre, pero si los tuyos lo han hecho bien, es más fácil. La clave está en quererlos, amarlos y guiarlos para que aprendan a tomar sus propias decisiones. No es darles langosta para comer sino enseñarles a pescar, no es comprarles todo sino que aprendan a valorar lo que tienen, amistad y amor, un poco de disciplina, respeto y algunas cosas más. ¡¡Suerte a todos los padres y madres que lean esto y también a los hijos!! Hasta pronto....

domingo, 20 de junio de 2010

"EL MADIMODIO"

   Hace algunos años un chico bastante parecido a mí publicaba aquello de "El matrimonio es cosas de tres", aquel artículo llevaba consigo un marcado carácter espiritual porque el tercer interviniente en dicho sacramento era nada menos que Jesús de Nazaret. En cualquier caso hoy toca hablar de las parejas, del amor, del matrimonio en general y del follón que hay actualmente con este tema.

   El ser "catequista" -bonito "palabro"- en mi parroquia me permite hablar un poco del tema. Cuando los futuros esposos llegan a la iglesia para casarse y se encuentran conmigo, mi primera pregunta es por qué, para qué, cómo, dónde... La mayoría de las parejas ya llevan tiempo conviviendo juntas, incluso tienen hijos, pues nada... se empeñan en casarse "por la iglesia". Como no me considero representante de nadie -y menos, de Dios-, lo primero que les recomiendo es que lo piensen bien, que tengan fe en sí mismos, en su pareja y si tienen FE con mayúsculas, mejor que mejor. Mi experiencia de 20 años de casado no es ni mejor ni peor; en la parroquia no damos "certificados de felicidad", yo aprendo más de ellos que ellos de mí. En fin, que se "jartan" de reir cuando les digo estas cosas: ¡cuidado con el paro, con los hijos, con la hipoteca, con los suegros y suegras, con los amigos y amiguetes...!
  
   El matrimonio fracasa, desde mi perspectiva, en las pequeñas cosas: los calzoncillos tirados por el suelo, el fútbol, las cervecitas, los abusos, el que mi mujer "manda más que un tío sin brazos", desear a la mujer del prójimo y unas pocas cosas más. El Derecho Canónico define el matrimonio como "comunidad de VIDA y AMOR". Pues eso, a vivir y a amar... "para toda la vida y hasta que la muerte nos separe". En fin, como veréis, no lo tengo nada claro. O sea, que te quiero cariño y a mis hijos, les deseo lo mejor y que DIOS nos bendiga a todos, para "porsi". A los demás, os deseo suerte y que podáis encontrar al hombre/mujer de vuestras vidas.

jueves, 10 de junio de 2010

"¿POR QUÉ CORREMOS TANTO?

   Este fin de semana he estado en dos de los lugares a los que solemos ir los que vivimos en la Costa del Sol: campo y playa. En ambos lugares he comprobado, para nuestra desgracia, que la gente no sólo corre de lunes a viernes - estrés, ansiedad, prisas, "cabreo" general - sino que también lo hace los fines de semana.
No sé si fue Groucho Marx el que dijo aquello de "que paren el mundo que me bajo", en cualquier caso, no es normal nuestra forma de actuar. Si el sábado y el domingo están hechos para descansar, no sé por qué tenemos que ir corriendo a todas partes. Y el problema no son sólo las prisas sino el careto que llevan algunos cuando van al supermercado, a los grandes almacenes, al chiringuito, al campo... Hay mucha violencia contenida - no sólo la de género -, tensión latente, malestar permanente, etc. La gente está dispuesta a matar por un aparcamiento.

  Hablando de aparcamientos, hace tiempo que vengo observando algo; yo le llamo técnicamente "el síndrome de la segunda planta". ¿Por qué todos nos empeñamos en dejar el coche en la primera planta del "parking" y lo más cerca de la puerta de acceso? Es más, aunque haya un cartel de "PLANTA COMPLETA" siempre buscamos un hueco en ella. He podido constatar que normalmente si bajas a la segunda planta hay un montón de sitios libres y puedes aparcar donde quieras... ¿por qué no lo hacen los demás? Pues no sé, quizá porque de esa forma hay que subir dos tramos de escaleras. Probad a hacer esto... seréis más felices y no estaréis tan estresados.

   Otro día os hablaré de por qué mis hijos hacen auténticas virguerías con tal de no subir las escaleras de mi casa (por ejemplo: ¡¡Mamá, bájame el pijama que no tengo ganas de subir las escaleras!!). Sin embargo, si vas por el Paseo Marítimo de Fuengirola un sábado o domingo por la mañana, comprobarás que todo el mundo está haciendo ejercicio (correr, bici, gimnasia...) para "estar en forma". La paradoja es que después de hacer "deporte" nos tomamos una cervecita con los colegas y nos ponemos "hasta el culo" de tapitas, cervecitas, vinitos, pizzas, pasta y todo eso.

   ¿Por qué corremos tanto? Sería bueno pararnos a pensar sobre ello. ¡¡Nos vemos!! Gracias por leerme, seas quien seas.
  
   P.D.: Me han dicho que en Mozambique no hay problemas de ansiedad ni bajas por estrés (el diccionario de la R.A.E. lo define como "tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves"). Ya le preguntaré a mi amiga Vir sobre este tema ¡¡See you later, my friends!!




lunes, 31 de mayo de 2010

"MI FACEBOOK O CARALIBRO O FORTI"


 

"LAURA"

   Cuando uno está a punto de cumplir 18 años, pasan muchas cosas buenas y malas. La peor de todas, desde mi punto de vista, es que puedes votar (¿a quién?); la otra, es que puedes fumar delante de tus padres - en mi caso, fue así y mi hija ya lo hizo ayer, en casa - y la tercera, es que te puedes sacar el carnet de conducir, o sea, te puedes matar con un coche cualquier fin de semana, aunque el borracho no seas tú.

   En este país, quiero decir, en ESPAÑA, la cuestión económica no va muy bien, creo, aunque Zapatero y Pajín - extraño apellido - están muy preocupados, no sé si por nosotros o por sus salarios; yo creo que por nosotros, por eso lo de la bajada de sueldos y pensiones. Gracias, otra vez. ¿Véis? Al final, siempre acaba uno hablando del Gobierno (como decían Tip y Coll), menos mal que los andaluces, algunos, todavía tenemos sentido del humor.
  
   El caso es que mi hija mayor celebró su "graduación en Bachiller" el otro día. "Peaso" de ceremonia - un poco larga, para mi gusto -, cuatro horas largas, 174 alumnos, vídeos, discurso del Director (muy bueno, por cierto)... y al final, se fueron a cenar a un restarurante por la módica cantidad de 52 € por barba. Aunque sus padres, que nos "jartamos" de llorar y no digamos su abuela, también nos fuimos a cenar "solitos", ya que mi hija de 16 años y su novio se ofrecieron a quedarse en casa con los 3 "peques" y vieron EUROVISIÓN, donde ESPAÑA tuvo espontáneo y, como siempre, quedó la décimoquinta. Cenamos en "Casa Roberto" (de lo mejorcito, en Fuengirola) y culminamos la noche en "El Piso", un bar de copas de alto nivel marchoso para los del "tuenti" y los del "forti". Por cierto, había un fuerte aroma a separad@/divorciad@ y algunas me miraban de arriba abajo, no sé por qué; será que como no salgo mucho de copas...
  
   En fin, que ya tengo una Bachiller y en los próximos días tendremos una E.S.O. y un graduado en Educación Infantil (que "pechá" de graduaciones, esto es como la comuniones de los...) Gracias por leerme y... ¡¡ adiós !!

jueves, 27 de mayo de 2010

"EL TABACO"


   Últimamente hago cosas muy raras, desde el punto de vista de un fumador de paquete/paquete y medio diario. Mientras escribo esta tontería mastico un chicle de nicotina - a 10,50 € la caja de 30 chicles -, he cogido de la "Biblio" el famoso libro de Allen Carr para dejar de fumar (voy por la página 10 y encima, el tío, dice que puedes fumar mientras lo lees). Por cierto, si decidiera convertirme en Mª Luisa (como mi hermana la de Madrid), previa operación quirúrgica, el SAS me lo hace gratis, sin embargo los medicamentos "antitabaco" valen una pasta... curioso !!

   ¿Y no sería más fácil cerrar las empresas tabaqueras y todos los estancos del mundo? Ah!! Los impuestos !! Claro que comenzaría el tráfico ilegal de Ducados, Fortuna, Winston, etc. ¡¡ Qué complicado !!
Está bien que prohíban fumar en el trabajo - me viene bien -, pero estaría mejor que prohibieran el uso del correo electrónico personal, la utilización del móvil para llamar a la familia, amigos, banco, al notario, tratar incorrectamente al público, ser antipático, hacer "chascarrillos" sobre los compañeros (la envidia, vamos) o el "radio macuto" que llamamos en la Administración. En fin, sobre todo los que trabajamos para el Estado, en general, deberíamos ser más profesionales, más simpáticos y mejores personas, entre otras cosas porque si estuviéramos en la empresa privada... ¡otro gallo nos cantaría!

   Moraleja: hay "vicios" peores que fumar. Tenía yo un compañero de trabajo que decía aquello de "es que no soporto el olor del tabaco" y como yo "no lo soportaba a él" siempre procuraba echarle una buena bocanada de humo en su cara (sin querer, claro) cuando íbamos de "cervecitas"
  
   Y me voy, que mañana voy al médico para que me vea la analítica de sangre y orina, la radiografía y el electrocardiograma... que ya sé que me va a prohibir el tabaco, el alcohol y lo otro. Y ya veré lo que hago...

   P.D.: Mi madre tiene 80 años, fuma bastante y está como una rosa. Otro día os hablaré del "Kefir"

lunes, 24 de mayo de 2010

"A JOSÉ LUIS"

 
   ... Martín Descalzo. Este es un cura que murió de cáncer hace muchos años y escribió un librito que se llama "Razones" (para la alegría, para el amor, para la esperanza, para vivir y desde la otra orilla). Bueno, pues si te lo lees - tiene más de 1.000 páginas -, y no te dice nadie que este tío es sacerdote, te ayuda "un mogollón" a eso... a ser feliz y hacer felices a los demás, que, por cierto, es otro de mis deportes favoritos.Este libro me vino recomendado por una señora mayor, madre de 9 hijos, a los que no sólo amó y ama, sino que los educó "cristianamente", claro, les dió carrera universitaria y hoy los tiene "colocados" en el mundo más o menos bien. Para ello contó sólo con el sueldo de funcionario de su marido - desde el año 1997 vive en el cielo - y, como decimos los medio "granainos", dos cojones (con perdón).
  
   A "Rodríguez Zapatero" (que, por cierto, también se llama José Luis... ¡qué casualidad!) también le quiero decir unas cositas:Gracias por bajarme el sueldo. Me viene bien, así gastaré menos y mi hija Laura en vez de ir a la Universidad - que no le hace falta pa "ná"- trabajará en una peluquería, donde quizá sea más feliz. De mis otros 4 hijos, ya te hablaré en otro momento.Gracias por pensar en ESPAÑA y no en las próximas elecciones. ¡Eres un "monstro"!
  
   Gracias por aprobar lo del "aborto" y recuerdos de todos los niños que han muerto antes de nacer.Gracias por "prohibir" tantas cosas: el tabaco, el alcohol en la calle, manipular el GPS, circular a gran velocidad (claro que al que tiene un Mercedes y gana 5.715,45 € al mes, una multa de 600 € le hace "cosquillas), los juguetes del Burger King (cómo se nota que no tienes un hijo de 6 años)... Esto es democracia, libertad, progresismo y todo eso.Si sigues así, nos sacan del euro y volveremos a la "peseta". Mejor.Gracias por sacarnos el tema del franquismo y lo de las tumbas. A los que nacimos en 1962 nos preocupa mucho eso. Además mi abuelo paterno era "rojo" y tuve la oportunidad de ver su sentencia de muerte cuando estuvo en la cárcel de Burgos en no se qué año.En fin, gracias "pisha".
 
   Por cierto, hay una isla paradisíaca cerca de la República Dominicana que te recomiendo para una temporada.Y adiós !! See you soon !!Que tengáis un buen día, sobre todo los "parados" (que yo ya pasé por eso), y que Dios (o Alá, o Buda) nos proteja.

domingo, 23 de mayo de 2010

"El GOLF"

  
   Son las 07:30 horas y me voy a jugar al golf. Dicho así, y el que no me conozca, pensareis que me sobra la pasta o que soy Subsecretario, Concejal, Abogado en ejercicio... pero no. Soy un "mileurista" - aunque gano un poquito más -, estoy casado y tengo 5 hijos (Laura 17 años, Susana 16, Rogelio 10, Sara 9 y Rubén 5).

   ¿Cuánto me cuesta jugar al golf? Bueno, no mucho: la gasolina para llegar al campo de prácticas de La Cala, 3 € las 50 bolas que uso para practicar (a pegarle me enseñó un primo de mi mujer) y los 2 € del "cafelito" que me tomo después en la Casa Club, leyendo "El País" o "El Mundo" de gratis. En fin, que echo el rato y a las 10 ó 10:30 h. estoy en casa.

   ¿Por qué elegí este deporte? Porque tiene el mismo nombre que el primer coche que tuve, porque mientras practico puedo fumar y tomarme una cervecita, si viene a cuento, y porque sí. Además, en mi entorno a todo el mundo le gusta el tenis o el "paddle" o como se escriba eso...

   Y adiós, que llego tarde...

   See you soon !!!!!